Utilizamos lenguaje inclusivo el, la, e y x aleatoriamente

En el próximo minuto todo puede ser distinto. La humanidad se adapta a las circunstancias extremas que la vida nos pone como prueba.

Hasta la última pandemia no éramos capaces de discernir qué estamos perdiendo de la vida tal como la conocimos durante nuestro crecimiento.

A partir de ahora nos tocará vivir grandes cambios. El cambio climático nos obligará a acelerar la exploración espacial en busca de un nuevo planeta colonizable hacia donde expandir la raza humana. Se crearán ecosistemas artificiales en la tierra para poder contrarrestar los efectos del calentamiento global.

Las epidemias y pandemias ya empezaron a cambiar nuestra interacción social. Quedarán atrás los eventos masivos, recitales colmados con gente sudada haciendo pogo, estadios de fútbol con la gente amontonada tras una reja festejando a su equipo.

Un futuro donde no existirá ni la mínima interacción que tenías con el quiosquero, los locales comerciales estarán reducidos al mínimo ya que no requerirán espacio para que la gente transite. La despersonalización de la atención al público, ¿qué público?, la interacción será totalmente digital y virtual. Los grandes supermercados cerrarán, convertirán toda su venta en online. El negocio de las golosinas en la caja de la cadena farmacéutica ya no tendrá sentido. Los comercios de indumentaria no permitirán probarse la ropa. Los cines ya estaban condenados. Las obras teatrales se acomodan a la virtualidad. La televisión reemplazada por los creadores de contenido aumentados por los personajes virtuales y la inteligencia artificial.

Los museos, los shoppings, los parques de diversiones, las iglesias se convertirán en espacios verdes para darle oxígeno al mundo.

Los robots que ya conocíamos, el lavarropas, el ascensor, la aspiradora, de a poco empiezan a hablar entre sí, y empezarán a sumarse los transportes autopilotados, los repartidores de paquetes, las fuerzas de seguridad. Adoptaremos robots como mascotas para enviarlos al exterior cuando vengan los días de tormenta solar.

Transitamos una época de soledad, exprimiendo al máximo las pocas libertades que tenemos hoy en día mientras nos acostumbramos a la interacción digital.

El amor ya no se declara, se desliza hacia la derecha o simplemente se asume que existe y se sigue hacia adelante.

Ojalá se declaren mundialmente feriados por el cambio climático, volvamos a lograr que el planeta respire sin la contaminación humana. Si logramos eso, extenderemos nuestro tiempo de vida un par de años más. 

Antes de eso hay que crear conciencia.

Acerca del autor

Leandro Cura

Periodista en construcción, motivando a vivir mejor cada día. Amor Libre, Medio Ambiente, SSC

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.