Utilizamos lenguaje inclusivo el, la, e y x aleatoriamente

Muchas veces nos ha pasado que después de comer ciertos alimentos nos sentimos mal, pesados, con vómitos, diarreas, fiebre, malestares, etc., esto se debe como consecuencia de la contaminación de alimentos. 

Por eso resulta importante que las personas tengamos los recaudos necesarios para evitar este tipo de situaciones empleando ciertos hábitos, por ejemplo:  lavando bien las frutas y verduras, verificando las fechas de vencimientos de los productos, evitando que se rompa la cadena de frio, entre otros.

Pero no todos los cuidados recaen sobre nosotros, independientemente de nuestra protección y conciencia, hay controles que corresponden a otros responsables de la cadena alimenticia.

Este riesgo de contaminación puede provenir de distintas fuentes, incluidos residuos de sustancias agroquímicas o algunas toxinas naturales. 

Algunas veces la contaminación se produce por: la contaminación microbiológica de los alimentos por organismos patógenos, como la Salmonella o la E. coli, los plaguicidas y otros productos agroquímicos (instrumentos fundamentales que pueden reducir las pérdidas de cultivos y aumentar su rendimiento) deben regularse y utilizarse correctamente para no poner en peligro la salud humana y el medio ambiente.

También puede provenir de los residuos de fármacos de uso veterinario(utilizados para combatir las enfermedades animales y mejorar la producción) pueden traer riesgos para la salud, la presencia de radionúclidos, ya sean de origen natural o antropogénico, en los alimentos y el medio ambiente debe ser tan baja como sea razonablemente posible.

En los lugares de almacenamientos se debe controlar la refrigeración adecuada, en la distribución también se deberá verificar las temperaturas y la higiene del transporte, e incluso en los supermercados, pueden existir el riesgo de contaminación.

Se estima que cada año enferman en el mundo unos 600 millones de personas —casi 1 de cada 10 habitantes— por ingerir alimentos contaminados y que 420 000 mueren por esta misma causa.

Actualmente en la Argentina existen 2 órganos que vigilan en cumplimiento del código -alimentario, el SENASA por parte de Ministerio de Agricultura y la ANMAT por parte del Ministerio de Salud. 

Periódicamente estos entes controlan lo que sucede en las plantas alimenticias, y en el caso de alguna alteración o incongruencia, éstos se encargan de informar a la sociedad a través de su página oficial y generalmente en los medios de comunicación.

Acerca del autor

Paula Diab

Periodista especializada en investigación y deporte. Es una gran comunicadora a través de sus artículos donde está presente su esencia y experiencia. Apasionada del futbol, con su corazón en Racing,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.