Utilizamos lenguaje inclusivo el, la, e y x aleatoriamente

La falta de tiempo, sentir que el día no alcanza, llamar al delivery, comer embutidos  y alimentos procesados, por ende más dañino para nuestro organismo, es una práctica cada vez más frecuente, generando un cambio en el consumo de alimentos.

Ahora, una cosa es que para los adultos sea una práctica habitual, pero para los niños no se tendría que manejar este concepto. Se debería contemplar la base de  una alimentación saludable para el buen desarrollo de su crecimiento y para fomentar que, los hábitos de alimentación saludables, se mantengan a lo largo de la vida.

¿A qué nos referimos con alimentación saludable? 

Nutricionistas señalan que es una alimentación suficiente, adecuada y completa, compuesta por gran variedad de alimentos, incluida el agua segura (que no ocasiona riesgo al medio ambiente)

Otra de los temas que a veces nos encontramos, es no contar con los recursos necesarios para una buena alimentación. Imaginemos a aquellas  familias que apenas tienen para realizar una sola  comida diaria y algunas que ni cuentan con ello.

Por eso,  si están dadas las condiciones, se deberían cumplir con algunos conceptos como por ejemplo: hacer un balance para evitar un aumento excesivo de peso, fomentar la actividad física, comer en familia, incorporar frutas y verduras, granos integrales, alimentos ricos en vitaminas, hierro, calcio, proteínas, pescados  leches, yogures y evitar los alimentos procesados.

Sabemos, también, que los niños no siempre se conforman con la comida que les  toca  y sus protestas pueden subir de tono hasta convertir el hogar en una olla a presión;  para esto existe la psicología infantil y algunas tácticas como por ejemplo: “cuanto más me prohíben algo que otros disfrutan, más lo deseo, y cuando obtengo eso que me prohíben, me engancho”

Otra cosa fundamental es que la alimentación es un derecho mundial que obliga a los Estados a respetar, proteger, promover, facilitar y materializar este derecho. También deben proporcionar los recursos y herramientas necesarias que favorezcan la producción, obtención y compra de alimentos suficientes. 

Entre las medidas que se han tomado actualmente está la alimentación saludable en las escuelas cuyo objetivo es incorporar y promover conductas nutricionales saludables para prevenir enfermedades en los alumnos. Para ello se diseñará una guía de alimentos  que contendrá alimentos y bebidas saludables para la comunidad educativa destacando el consumo de frutas de estación y productos de elaboración regional y además  controlar que la venta de alimentación saludable se haga efectiva en los kioscos y cantinas de los establecimientos educativos.

Este es un buen punto de partida para promover una sana nutrición, pero no nos olvidemos que es solo una base, y que en la medida que se pueda, hay que fomentar esta educación en los hogares.

Acerca del autor

Paula Diab

Periodista especializada en investigación y deporte. Es una gran comunicadora a través de sus artículos donde está presente su esencia y experiencia. Apasionada del futbol, con su corazón en Racing,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.