Utilizamos lenguaje inclusivo el, la, e y x aleatoriamente

MITO DE GALATI, primer Doula. NACIMIENTO DE HERCULES – Traducción Isabela Polito

En el mito se la representa a Galati la primer doula, atareada alrededor del parto de Almecna (esposa de Anfitrión), que está apunto de parir a Hércules. Mientras la comadrona espera inmóvil, Galati la doula, entra y sale de la habitación preparando los famosos paños calientes y el agua hervida indispensables en cada representación de un nacimiento. Pero por encima de esto, Galati esta inquieta, ella advierte que hay algo que no está andando como de costumbre, el parto ya se está demorando varios días. Almecna está teniendo contracciones muy dolorosas, pero el nacimiento no ocurre, las mujeres que la asisten están consternadas y temen lo peor. En esa época antes del advenimiento de la cesárea, esto era anuncio certero de una muerte, de la madre o del bebe, frecuentemente era de ambos.

Almecna está siendo víctima de la ira de Hera (la esposa legítima de Zeus), el mayor dios del olimpo, padre de todos los dioses y diosas, quien la traiciona una vez más con una mortal, con Almecna a quien fecundo. Pero esta vez Hera no cierra un ojo como muy frecuentemente se ve obligada a hacerlo, motivaciones políticas y dinásticas se lo impiden, está en juego nada más ni nada más que el reino de Tebas, y será otro hijo ilegítimo el que reinará, Hércules, que está a punto de nacer, y no es un hijo de ella.

 Así Hera está retrasando el parto, Hércules tiene que nacer de segundo, no importa que se muera él, o se muera su madre, va a ser el patriarca, el gobernador. Pero Galati no piensa de igual manera, ella quiere salvar a su ama y que el parto ocurra sin dificultad.

En una de esas que entra y sale del cuarto, se da cuenta de cuál es la verdadera dificultad. Se da cuenta que Lucina, la diosa de los partos, personalmente se está encargando de sabotear el acontecimiento manteniendo sus piernas totalmente cruzadas, ella se esconde tras una viga del techo de la habitación en esta posición y así está logrando impedir la salida del bebe.

Entonces Galati elabora una estrategia para contrarrestar lo que está haciendo Lucina, y con una intuición genial resuelve el problema, permitiendo que ocurra el parto con medios exclusivamente verbales, y yo diría psíquicos. En cuanto a la suya, es una intervención de terapia estratégica que pone en acción para resolver el caso.

Entra entonces en la habitación y mirando a Almecna ella exclama: ¨Señora finalmente ha parido, que bueno que hermoso su bebe!¨. En este momento Lucina es tomada por sorpresa, es obligada a abrir las piernas para pararse y ver lo que está sucediendo en contra de su voluntad, y de esa manera al descruzar sus piernas libera el impedimento de parir a Almecna, quien inmediatamente pare y nace así Hércules, el más fuerte de todos los héroes.

Cuenta la mitología que Galati como castigo es transformada por Hera en una comadreja, convirtiendo así a la comadreja en símbolo de la Doula.

Escondido en este relato podemos encontrar diversas estrategias intuitivas, empáticas y sensibles en relación a cómo sostener y acompañar los procesos de las mujeres que gestan y dan a luz. Los nuevos paradigmas de atención del parto, que devinieron de esta socialización cultural capitalista y patriarcal, han desacreditado y eliminado estos abordajes integrales que contemplan todo lo que se pone en juego, dándole solo valor a los saberes científicos-racionales y destruyendo el protagonismo de las prácticas empíricas y ancestrales que se han transmitido de mujer a mujer a lo largo de la historia.

El paradigma tecnocrático de atención de los nacimientos, legado del colonialismo y de la medicina hegemónica de occidente, puso al varón a atender estos acontecimientos, dejando a la mujer desplazada del lugar de protagonismo de sus propios portales sexuales, infantilizandola, burlandola, tratándola de loca e histérica entre otras afrentas.

 Las prácticas intervencionistas (la aplicación de oxitocina sintética, maniobras invasivas, anestesias, planificación de partos-cesáreas, etcétera) en función de los tiempos de la institución y l@s obstetras a quienes acudimos, no respetan los tiempos fisiológicos y cíclicos, necesarios para que podamos atravesar este portal de dar vida, lo que termina llevando a situaciones de violencias y abusos sobre nuestros cuerpos. La concepción del cuerpo-máquina, legada de la revolución industrial, que busca el funcionamiento del mismo pretendiendo que quienes parimos respondamos a un mismo protocolo, a los mismos tiempos establecidos, posiciones, y necesidades y considera defectuosos cuando esto no resulta, anula la singularidad propia de cada cuerpo y su construcción histórica y sexual, el derecho de libre movimiento y a la elección de con quiénes y cómo deseamos atravesar estos portales, descreyendo continua e intensificadamente en la intuición y confianza de la mujer.  

LA TECNIFICACIÓN DE LOS PARTOS ES UNA METODOLOGÍA QUE URGENTEMENTE NECESITAMOS DENUNCIAR, el entrometimiento de las instituciones y sus lógicas lineales en nuestros cuerpos, está causando desastres en nuestra integridad humana tanto sexual como psíquica y emocional, desregulando los cuerpos de una forma que aún no llegamos a dimensionar. Es abusivo y manipulador que un profesional juzgue, atemorice y critique los deseos soberanos de las personas gestantes…

Estas elecciones construyen nuestra percepción sexual/vital, dan forma a las posibilidades que como humanos tenemos de experimentar el mundo, tanto personal como vincularmente… La destrucción de la sexualidad humana básica no es algo inocente, pero esto es algo que trataremos luego ya que merece tiempo y desarrollo…

El rol de la doula, como el de Galati, se dedica al acompañamiento de la mujer durante su gestación y parto, tejiendo su cartografía sexual, comprendiendo y recuperando su historia, sus posibilidades, sus sueños y elecciones, proporcionando una profunda escucha de su necesidad. Nuestra labor consiste en compartir y aplicar todo tipo de herramientas, desde físicas para transitar el dolor, emocionales y psíquicas para entregarnos al profundo quiebre que supone traer un hijx al mundo, y de derechos humanos y legales, guardianando que cada vida sea tratada con la dignidad y el respeto que merecen.

LAS DOULAS SOMOS HUMANAS CUIDANDO LA VIDA, ACOMPAÑANDO EL PASO ENTRE LOS MUNDOS

Mucho de lo que sucede en los consultorios obstétricos y salas de parto atina en contra de una ley basada en los derechos humanos que no se respeta, y que en muchos casos los profesionales eligen omitir. Lo que está escrito en la constitución desde la Ley de Parto Humanizado (25.929) y Protección integral para prevenir, sancionar e erradicar la violencia contra las mujeres (26.485), lejos queda de la práctica profesional y como es llevada a cabo. ¡Y hoy decimos BASTA!

Los movimientos y conquistas feministas vienen hace tiempo recuperando, nombrando, visibilizando las violencias que como mujeres socializadas en esta cultura misógina y machista venimos recibiendo hace siglos. Una ética de cuidado feminista es lo que sostiene las prácticas de las Doulas para hacer de esta sociedad una más empática y armónica.

¨PARA CAMBIAR EL MUNDO HAY QUE CAMBIAR LA FORMA DE NACER¨ nos cuenta Michel Odent, médico, cirujano y obstetra francés, quien viene compartiendo la importancia de recuperar la sabiduría del cuerpo materno, y por ello es que nosotras, las Doulas, trabajamos…

Acerca del autor

Florencia Trias

Flori es Bailarina e Investigadora Somática, Mamá, Doula y Artista Libidinal. Encuentra en la expresión la posibilidad de transformar el mundo, le apasiona el estudio del cuerpo, la profundización en lo intangible que nos conforma, y la potencialidad de cada humanx. Danza e investiga sobre sexualidad como una apuesta re-evolucionaria a habitarnos cada día más sana y placenteramente, acompaña a mujeres en sus portales sexuales, visibilizando y construyendo para la recuperación de la sabiduría orgánica sexual de lxs cuerpxs.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.